Marrakech es la “tierra de Dios”. Fue capital del imperio islámico y cuenta con el mercado tradicional más grande del país y una de las plazas más grande y concurrida de África.

Pero para visitarla, tuvimos que contar con la inestimable ayuda de SSMM los Reyes Magos de Oriente, que este año dejaron en el calcetín, entre otras cosas, un vuelo directo desde Madrid por 45€ ida y vuelta. De esta manera el martes 20 ponemos rumbo hacia la ciudad marroquí a las 2115, para llegar a eso de las 2300, retrasos incluidos, y teniendo en cuenta que en Marruecos hay una hora menos.

Lo primero era salir del aeropuerto. Este no está lejos de la ciudad, a unos 5km y se llama Menara. Se puede coger un taxi (hay como mil a la salida) que cobrarán entre 60 y 100 dirham por el trayecto. Hay que reseñar que en el momento del viaje el cambio estaba a 10 dirham (MAD)=1 euros, más o menos, y para hacer las cuentas más sencillas (exactamente cambiamos a 10.86). La otra opción, más económica, es coger un autobus, el número 19, que tiene la parada justo saliendo de la terminal a la izquierda. Vale 30MAD y te deja en la misma plaza principal, la conocida Djemáa el-Fna. En todo Marrakech debe haber como mil millones de hoteles, que aquí se llaman riads, pero ya en los aledaños de la plaza el número es aún mayor. Eso sí, o se lleva un plano muy muy muy detallado o habrá que pedir ayuda porque es practicamente orientarse bien la primera vez. Y sí, todos pensamos que seremos capaces, que los blogs o diarios de viajes que hemos leído no se orientan tan bien como nosotros pero… meeec! Error! Es realmente imposible. No hemos encontrado un mapa que tenga detalle de todas las calles/callejuelas/callejones/tuneles/espacios de otra dimensión que existen cuando uno se pone a andar. Y si a eso se le suma que son casi las 12 de la noche, que no hay un alma en la calla y que muchos sitios están a oscuras… pues acojona la verdad! El caso es que necesitamos la ayuda del único niño con el que nos topamos, pero quien tambien se perdió. Por suerte dimos con otro riad que sí que logró llevarnos con éxito al nuestro. Estuvimos tres noches es un riad y otra en otro; no por nada en especial sino por probar la suculenta oferta.

P1000163
El primera de ellos es el riad Agdim. No hay que dejarse llevar las apariencias. Este y casi todos los demás desde fuera parecerán una puerta cutre en medio de un callejón oscuro, pero cuando esta se abre comienza la magia. En apenas unos pasos uno se transporta al mundo árabe que siempre ha imaginado. El trato exquisito y el recibiemiento con té marroquí son una seña de identidad. En el Agdim pagamos 34€ por noche la habitación doble, que estaba francamente bien y con un cuarto de baño mejor aún. Es cierto que hay wifi aunque la señal es regulín regulán. Los desayunos se sirven en el patio, bajo el único ruido de las gotas que caen de la fuente central. El desayuno, crepes, pieza de bollería, bol con pan, mantequilla, miel y mermelada, te o café y un magnífico zumo de naranja. El dueño, Tariq, es un trozaco de pan que deshace por ayudarte. En el segundo riad, el Palais des Princesses, dimos un saltito de calidad. Nos animamos a cambiar por el hecho de tener más experiencias, y fuimos a otro que estaba casi igual de cerca de la plaza, referencia central, a unos 400m. Salió por 53€ la noche en la doble, pero este riad era otra cosa. Una calidad máximo, un trato excepcional, masaje, hamman y una mega piscina (weeeeee!). La habitación espectacular, llena de pétalos de rosas (detalle al que vamos a dar poca importancia ya que era un viaje de primos, xd), con un pasillo larguísio del estupendo baño al dormitorio y un wifi que funcionaba. Y el desayuno un buffet libre de los que hace que te ahorres la comida de ese día. Eso sí, en los riads habrá que calcular que te cobrarán un 10% de tasas además de unos 2,5€ por persona y noche a modo de impuestos.

riad-et-palais-des-princessesEl camino para llegar…

riad-et-palais-des-pjrincesses… al riad.

 El primer día lo dedicamos por completo a lo que es la ciudad vieja, la Medina. Si se va rápido podría visitarse Marrakech en un día, pero para hacerlo tranquilo y con compras en el zoco harán falta al menos dos. En esta primera mañana la visita más obligada es la ya mencionada plaza de Djemáa el-Fna, auténtico centro neurálgico de la ciudad. Mucho más grande de lo que uno se piensa y con una cantidad de vida a cualquier hora del día que hace que puedas estra sentado en una de las infinitas terrazas toda una tarde degustando un té y viendo pasar acróbatas, aguadores, músicos con serpientes y casi todo tipo de gente. A eso se le suman los puestos de venta de zumo de naranja (de los mejores que hemos probado, a 4MAD, unos 40 cts de euro), y los puestos de comida que empiezan a burbujear según cae la noche. Están todos numerados aunque sin ningún orden. Nosotros cenamos una noche en el 31 porque lo leímos en un blog, pero creo que deben ser todos por el estilo. El número 1 también tenía buena pinta. ¿Qué comer? Lo tipíco de los puestos, además de los shawarmas, cuscús y tajines, unos pinchitos de ternera, pollo o de verdura los cuales verás cocinar en situ y son realmente deliciosos.
El cuscús es semilla de sémola de trigo, es decir, es como comer arroz que sabe a pasta (yo me entiendo). Después se puede mezclar con casi todo, destacando el cuscús de verdura, el de pollo y el de cordero. El otro gran plato de la cocina marroquí es el tajín, cuyo nombre viene del plato con tapa cónica en el que se sirve. Como el cuscús, lo hay de pollo que se suele cocinar al limón, cordero que se hace especialemente rico cuando va con pasas y ciruelas, y verduras, que para mí no estará bueno nunca (lo siento, no soy de verde, xd). En practicamente cualquier puesto callejero se podrá degustar una comida riquísima, ahora bien, no será fácil decidirse por uno ya que hay muchísimos. Si se tiene tiempo, ya que pilla un poco retirado del centro, y no importa gastarse más de los 2 o 3 euros que valdrá un cuscús o un tajín, el restaurante Al Fassia, cerca del Jardin Majorelle es de lo mejor.

P1000191P1000193

 P1000142P1000143

Durante este primer día visitamos también dos de los tres grandes palacios de Marrakech. Puesto que el Palacio Real está cerrado al público y más si se encuentra el rey como era el caso (aunque Mohammed VI tiene su residencia habitual en Rabat tenía la visita del presidente de Costa de Marfil). El primero de ellos es el palacio Badi, de finales del siglo XVI y construido por el sultán Saadi Ahmed al-Mansur en recuerdo de una victoria sobre el ejército portugués. En 1696 el sultán Moulay Ismail trasladó las riquezas para la construcción de Meknes, quedando el palacio en la casi total destrucción en la que se encuentra hoy en día. Abre a las 0830 hasta las 1145 y de 1445 a 1745, y vale 10MAD si solo se visita el palacio y otros 10 más si se pasa a ver el salón del trono. En las inmediaciones de este palacio está la plaza de Ferblantiers, una de las que más nos gustó para comer. En cuanto al Palacio Bahia, construido a finales del XIX por el visir del sultán Abdelaziz, se creó para ser el palacio más impresionante de todos los tiempo, de ahí que su nombre bahia, signifique bello. Cuenta con 150 habitaciones que fueran del harén del Abu Bou Ahmed, y se ve por solo 10MAD de 0900 a 1630 (menos los viernes, 0845-1130/1500-1745).

P1000119

Palacio el-Badi

P1000133

Palacio Bahia

La siguiente visita son las tumbas saadíes. Construidas a finales del siglo XVI pero descubiertas en 1917 se le achacan al sultán Ahmad al-Mansur, quien levantara el mausoleo para su familia. El edificio principal es para el propio sultán y sus hijos, donde está la sala de las doce columnas, y el edificio secundario es para la madre del sultán. Las más de 100 tumbas del jardín son de concubinas, sirvientes y ministros. Vale tan solo 10MAD y está abierto todos los días de 0900 a 1645. Y el último gran monumento que visitamos, previo paso por el zoco (oh, qué pena!) es la madraza de Ben Youssef, junto al museo de Marrakech. Construida en 1565 por el sultán Abdallah al-Ghalib para enseñar el Corán, llegó a contar con más de 900 alumnos distribuidos por las 900 habitaciones que rodean el patio central, junto al aula única y al santuario. A mí me recordó mucho a la Alhambra de Granada. Vale 50MAD (algo carilla) y su horario es todos los días de 0900 a 1800. Por último, y junto a Djemáa el-Fna está la mezquita Koutoubia de 1158 que es el techo de la ciudad con sus 69 metros pero que tiene vetada la entrada a los no musulmanes.

P1000106Tumbas saadíes.

P1000146Madraza Ben Youssef.

 El jueves, segundo día (el martes que llegamos no cuenta), nos levantamos tardísimo y con el estómago lleno vamos al Hotel Alí (rue Bani Marine, junto a la plaza), donde además de conseguir el mejor cambio de la ciudad se podía alquilar motos, así que ni cortos ni perezosos, aunque algo recelosos al respeto marroquí por las normal de circulación, cogemos dos scooter que nos permitan dedicar el día a los jardínes, algo alejados del centro, como son el de Menara, el de Majorelle y el Palmeral. Los primeros son de 1870 y son gratuitos. Menos mal, pues no merecen la pena. Es un mega campo de olivos con un super estanque y poco más. En cambio, el jardín Majorelle, creado en 1924 por Jaques Majorelle es algo más bonito. Está más cuidado y hay más variadad de plantas, destacando los conjuntos de bambú. También es cierto que se pagan 50MAD por entrar (horario de 0800 a 1730), algo que seguramente no habríamos hecho de no ser porque los compró en 1980 Yves Sant Laurent, quien además tiene un monolito en su honor. Por último, el Palmeral, en lo que ya son las afueras de la ciudad, es un conjunto de 100.000 palmeras en el que poder, a quien le guste eso, dar un paseo en camello.

P1000188

ATENCIÓN ANÉDCOTA: La siguiente anédcota contiene escenas violentas y palabras malsonantes. Sensibles abstenerse de leer (es broma, pero es una breve historieta sobre una pelea que tuvimos): La chica de recepción del hotel Ali nos pedía 200MAD por las dos scooters. Tras un regateo lo dejamos en 125. Nos pareció extremadamente barato pero estábamos contentísimos. Lo dejamos claro: 2 scooters, una para él, otra para mí, todo el día, 125MAD todo, las dos. Una vez cerrado el trato nos llevan al local donde las alquilaban. Ahí nos dicen que no, que 125 cada una. Nos enfadamos ante lo que creemos que es un timo y le decimos que no, que no era lo acordado. El tipo arranca la hoja en la que estaba apuntando nuestros nombres y nos la rompe en la cara con desprecio. Nos vamos indignados a ver en más locales, pero llegamos a la conclusión de que lo que nos pedía era la normal, y además era lo más barato. O la chica del hotel se equivocó o la entendimos mal. El caso es que cabeza gacha, volvemos al local donde le decimos al tipo que debemos habernos equivocado y que 125 nos parece bien. A regañadientes hace los trámites y nos pide el pasaporte como fianza. Le dimos el carnet de conducir alegando que el pasaporte lo tenían los del hotel  (NOTA: Nunca jamás deis el pasaporte, es vuestra manera de salir del país. Hay mil timos a sabiendas de que pagarás lo que sea por él, incluso de la policía, así que hacerse el loco y dar el carnte de conducir o incluso a las malas el DNI). Total, que nos vamos y volvemos a última hora de la tarde. El tipo en cuestión pasa revista a las motos y oh, sorpresa, hay un trozo de un plástico que está roto y quiere que se lo paguemos. Nos ponemos a discutir y como no le vamos a pagar el tipo dice que no nos da los carnets. No nos importa demasiado, pero si nos sentimos estafados. Decimos de ir a la policía a lo que el tío se “descojona”, con perdón, a sabiendas de que quizás estuviera corrupta también y no fuera hacer nada. Sigue riéndose y haciendo gestos obscenos por lo que al final tuvo que salir la vena española. Me metí en el local hasta la cabina en la que guardaba todas las cosas y cogí los carnets, en medio de las agresiones que propiciaba el dueño y su secuaz. Una vez los tuve intenté salir del local, a pesar del forcejeo que manteníamos los tres. Pero el nervio español es demasiado y los pobres salieron despedidos por la puerta viendo como finalmente nos alejábamos con nuestros carnets. No es algo de lo que sentirse orgulloso pero sí viene bien para poner en prevengan a futuros viajeros.

P1000195Excursión a Ourzazate!!!

P1000207

P1000234 P1000263

Anuncios