Mongolia no es el típico lugar por el que uno de se decanta para pasar sus vacaciones. Ahora bien, si te decides a hacer el transiberiano, no puedes dejar pasar la oportunidad de dedicarle unos días a un país desconocido, inmenso, casi despoblado -la mejor densidad del planeta, con 5 habitantes por kilómetro cuadrado- pero que guarda infinidad de secretos y sorpresas.

dsc_1542

Nosotros teníamos una idea de qué hacer, por eso, unos meses antes de salir, contactamos con varias agencias de tours. Pretendíamos estar entre 6 y 8 días por una zona que los tours llamaban Mongolia Central y Gran Gobi.

Nos encontramos con dos problemas: el primero era que el 70% de las agencias tenían unos precios desorbitados (hablamos de mínimo, más de 1000€ por persona), y el segundo, que las agencias que nos ofrecían precios medianamente asequibles tenían unos comentarios no muy halagüeños (Manlai Tours por ejemplo, con el tour de 7 días por unos 630€ por persona viajando en grupo de dos).

Así pues, decidimos ir a la aventura y confiar en que a nuestra llegada a Ulan Bator (UB), pudiéramos encontrar algo más barato y con mejores condiciones.

Según llegamos a las 6 de la mañana a UB desde la frontera ruso mongola (una aventura que contaremos en otra entrada), nos fuimos a la plaza de Ghengis Khan, además de para verla vacía, porque había dos hostels cerca que eran baratos y que podrían ayudarnos con la organización del tour. Uno de ellos, el Sunpath Hostel, fue un súper acierto. Primero porque el hostel estaba genial (céntrico, barato y con buenas habitaciones y baños), y segundo porque en apenas una hora, nos solucionaron el tour. Les dijimos lo que queríamos hacer, y cuando empezar, que era nada más y nada menos que al día siguiente. No solo nos dijo que si podíamos, sino que formó un grupo con otras tres personas más, un chico australiano, Aidan, y dos chicas alemanas, Desi y Lena. Además el precio sería de 420$ (más de 200€ de diferencia respecto de los tours más baratos que habíamos visto), incluyendo el vehículo, el conductor, el guía en inglés, los alojamientos, las entradas y las comidas. Por si fuera poco, le dijimos que había un par de sitios que teníamos mucho interés en ver pero que no estaban contemplados en el tour, y nos los incluyó sin ningún problema, así que muy muy recomendable.

De esta manera, la ruta de 7 días y casi 2.000 kilómetros, quedaría definida como se muestra en el mapa:

captura-de-pantalla-2016-10-04-a-las-22-10-23

 

captura-de-pantalla-2016-10-04-a-las-22-10-39

 

 

Día 1: Viaje desde UB hasta campamento nómada. Comida en restaurante en ruta y cena en el campamento. Ver forma de vida de los nómadas y ruta en caballo.

Día 2: Ruta hasta campamento nómada. Parada en Kharakhorum para ver el monasterio de Erdene Zuu. Comida en restaurante en ruta y cena en el campamento.Ayuda en las labores diarias de una familia nómada.

Día 3: Ruta hasta los Flaming Cliffs, en Bayanzag, y comida en restaurante en ruta. Llegada al desierto del Gobi. Paseo en camello. Cena en campamento nómada y subida a la Gran Duna del Khongor Sand Dunes para ver el atardecer (¡tela con la subidita!)

Día 4: Ruta hasta el Valle de Yol y trekking por los cañones. Comida en restaurante en ruta y cena en el campamento nómada. Juegos de mesa mongoles.

Día 5: Largo camino hasta Tsagaan Suvraga, donde se visita la Estupa Blanca, que no es ni una estupa ni es blanca, sino unos acantilados que un día fueron el fondo marino. Comida en restaurante en ruta y cena en el campamento nómada.

Día 6: Ruta muy larga hasta el Parque Nacional de Terejl. Comida en restaurante en ruta. Observación de águilas, visita de la roca tortuga de Melkhii Khad y trekking por el parque. Cena en el campamento y encendido de chimenea dentro del ger.

Día 7: Visita al monasterio de Aryaval, dentro del mismo parque. Comida en el campamento y ruta hasta la estatua de Ghnegis Khan. Traslado al aeropuerto.

 

 

 

Anuncios