Al menos 9 de cada 10 personas dirían que uno de sus sueños es ver una aurora boreal. La persona que falta, evidentemente, no sabe lo que son.

Su fama está merecida y justificada, y era para mí, un sueño que tenía desde pequeño.

Como me dijo un amigo cuando le mandé alguna de las fotos que habíamos hecho, -eso es cosa de brujería, ¡matadlos a todos! Y es que es algo que desde luego no parece de este mundo, así que sirva esta entrada para haceros un resumen de qué son y cómo se forman, daros algún consejo para verlas (basado en nuestra experiencia) y por último, alguna de las fotos hechas en nuestro último viaje a Islandia.

La teoría: El bombardeo de partículas subatómicas procedentes del Sol provoca luces que van del violeta al rojo; el espectáculo dura unos 20 minutos cuando la actividad termina y los colores se desintegran en una luz difusa que se extiende por todo el cielo.

Los estudios realizados para explicar este fenómeno nos dicen que una aurora boreal se produce cuando el viento solar se ve alterado por partículas subatómicas que provienen de las manchas solares. Es por eso que, a pesar de que se sabe que las tormentas solares tienen una periodicidad de 11 años aproximadamente, no es posible pronosticar una aurora boreal con exactitud.Las auroras boreales se forman en una zona circular sobre los polos de la tierra.

La actividad solar libera grandes cantidades de partículas al espacio: rayos X, ultravioletas y radiación, así como electrones y protones de alta energía. La radiación y los rayos ultravioletas llegan a la tierra constantemente y son absorbidos por las capas superiores de la atmósfera, pero cuando el viento solar viene cargado con partículas originadas por las manchas solares, se produce una aurora boreal.

Captura de pantalla 2016-04-29 a las 21.33.42

Cuándo y dónde verlas: Para verla, como su nombre indica, hay que irse a las regiones boreales (o australes, y es que también se dan muy al sur, en la Antártida, y son un espejo de las que se producen en el norte), cerca del polo norte magnético. Esta zona vendría a ocupar parte de Noruega (se dice que Tromso es el mejor sitio que hay para verlas), Suecia, Finlandia, Islandia, Canada, Siberia y Alaska. Las auroras se encuentran entre los 90 y los 130km de altitud (frente a los 10-11 km a los que vuela un avión).

En cuanto a cuándo verlas, los mejores meses son de septiembre a abril, aunque entre octubre y marzo son las más altas probabilidades. Esto es debido a que el resto del año hay demasiadas horas de luz (zonas con el sol de medianoche). Sin embargo, que no se vean no quiere decir que no estén. En Tromso se han visto de día y en agosto, así que todo será cuestión de fe. Si estamos en esos meses del año, entre octubre y marzo, necesitaremos una noche clara, que no haya nubes, y que sea fría y seca, de ahí la teoría de que más cerca del mar es más difícil de ver. Por último, evitad las ciudades y focos de alta luminosidad, así como las noches de luna llena (esto es la versión oficial, a nosotros nos coincidió luna gibosa, que es como se llama a cuando está casi llena, y aún así las vimos de maravilla).

Si se dan todas esas circunstancias, ya solo queda esperar. No hay un horario fijo, por lo que pueden salir a las 11 o a las 3 de la madrugada. Aunque debemos decir que todos los días que las vimos fue entre las 11:30 y 01:00. Hay que armarse de paciencia, vencer al cansancio de todo el día, salir a la oscuridad, abrigados… y a esperar.


Ayudas tecnológicas:
Lo primero que hacíamos era visitar vedur.is, ya que te dice cómo de nublado está el país, en este caso Islandia. Siendo blanco despejado y verde oscuro muerte y destrucción. Además te indica el grado de intensidad de la aurora, que va de 0 a 9. Nosotros cogimos intensidad 2 y 3 y aún alucinamos, no nos podemos imaginar con 9. Después, aurora-service.eu da una imagen del globo que sitúa  a la aurora y es la que tiene una información más completa, y por último, gi.alaska.edu que nos encanta por su precisión y fiabilidad.

http://en.vedur.is/weather/forecasts/aurora/

Captura de pantalla 2016-04-30 a las 13.46.35

http://www.aurora-service.eu/aurora-forecast/

Captura de pantalla 2016-04-30 a las 13.48.51

http://www.gi.alaska.edu/AuroraForecast/Europe/20160430Captura de pantalla 2016-04-30 a las 13.50.45

Nuestra experiencia: Estábamos en Svinafell, junto a los glaciares del Parque Nacional de Skaftafell. Nos alojamos en un granja que teníamos para nosotros solos. Estábamos cansadísimos después de todo el día sin parar. Nos hicimos algo de pasta, una sopa, y nos tumbamos en la cama confiando ver algo desde la ventana. Luchando con todas mis fuerzas, salí a la puerta para ver mejor, y vi una cosa rara. Era como una nube, pero muy clara muy clara, y no era una nube. Entré y le dije a Cristina que aquello era una aurora. Salimos a verla y ella dijo que no, que las auroras son verdes. Para alguien que no tiene ni idea como yo, aquello bien podría ser el “inicio” de la aurora. El caso es que cogimos la cámara, hicimos una foto, y sorpresa… era verde. Así que a pesar del cansancio, cogimos el coche y nos fuimos a lugar con aún menos luz residual. Llegamos a eso de las 11 (en pijama y chanclas) pero no se veía nada, salvo esa cosa clara. A eso de las 12, una línea atravesó el cielo, muy tenuemente. De repente, la línea empezó a ondular y a coger un color verde. El extremo se iluminó y parecieron caer de él rayas que se movían independientemente. Tras unos segundos, las rayas se hicieron bola, y esta recorrió toda la linea hasta el otro extremo, donde se rompió y deformó toda la línea, creando una forma a su absoluto antojo. Esto se repitió durante una hora, con distintas formas y colores. Yo solo podía correr y saltar, gritando: ¡La hemos visto, la hemos visto! Esto fue, nuestro primer encuentro con la aurora boreal.
Captura de pantalla 2016-04-30 a las 14.30.59

 

Captura de pantalla 2016-04-30 a las 14.31.33

 

 

Anuncios